La colonización China

September 28, 2006 in Humor

Esas tiendas que podeis ver cada 200 metros regentadas por asiáticos, esas donde puedes comprarte unas Mike en vez de unas Nike o un Taus en vez de un Tous o un Caultier en vez de un Gaultier, no son más que la antesala al dominio mundial que pretenden los chinos.

Todo empezó hace años, ¿os acordais de los Chinitos de la suerte? esos cacharrillos de madera con un cordel que los más osados se los enganchaban al reloj, eso eran el principio de la conquista mundial aquí en España, en otros paises sabían que tendrían que hacer más que eso, pero aquí como nos encantamos con chorraditas de esas, les bastó.

En realidad, esos “amuletos” llevaban dentro un microchip que enviaba datos en tiempo real a un servidor el cual via satélite enviaba dichos datos a una base centralizada en China, con nuestros datos personales, gustos y agenda diaria.

Más tarde, con todos nuestros datos recopilados han sabido por donde cogernos, saben que somos animales nocturnos y que nos pasamos más tiempo en un bar que en casa, así que llegaron una legión de chinas robotizadas (eso da respuesta a que todas son exáctamente iguales y a que estén todo el rato sonriendo), las cuales salen de noche por bares y pubs, estudian al individuo, le identifican y según sus gustos le venden una flor, una diadema o un Picachu que hacen lucecitas, esta venta tan tonta la hacen hipnotizando al individuo a través de una sonrisa perversa. Esas lucecitas, son unos destellos que llevan un código cifrado el cual entra en nuestro subsconsciente y hace que, aunque sepamos que el mercado barato e ilegal Chino está jodiendo a las tiendas de nuestras urbes, no podamos controlarlo y vayamos inexorablemente a comprar a los todo a 1 €.

Actualmente en las tiendas, lo que están haciendo es, vendernos productos supuestamente caros a precios por los suelos con el pretexto de que no son artículos originales. La cuestión es que esos productos también llevan electrónica instalada, por ejemplo, las gorras de los equipos de baloncesto de USA llevan todo un complejo sistema de circuitería que está procensando datos comerciales para que el individuo que la lleva piense que va a ser mejor comprar un coche chino que uno alemán. Los delantales con penes de mentira llevan un programa que hace que las féminas españolas crean que los asiáticos la tienen más grande que los europeos. O los muñequitos barateros que venden están convenciendo a los chavales de que es mejor jugar a los chinos que a las chapas, con el consiguiente resultado de que les guste más trabajar que ver el futbol para en un futuro usarlos como esclavos.

Tema aparte es decir, que según la tésis del reconocido doctor Don Trukulo Loquequieras, las bolas chinas, además, hoy en pleno siglo XXI han sustituido al tradicional garbanzo, antiguamente, como por toda persona culta es conocido, los susodichos garbanzos se utilizaban para fortalecer el esfinter y no sufrir desgarros por expulsión de gases innobles. Hoy en día, la tecnología avanza que es una barbaridad y en lugar de dichos rendodillos rugosos, pasamos a un universo de finura y suavidad. Las bolas chinas también están aquí para quedarse, y también incluyen un chip que nos da por … literalmente.

Están empezando ahora su último plan para terminar de hacerse con el poder en España, una última fase en la que se han hecho con la mente de algunos de nuestros políticos (lo cual les ha resultado sencillísimo), los cuales nos tratan de convencer de que viviremos bien el casas de 30 metros cuadrados, con el fin de acinarnos en ciudades y tenernos controlados. Esta última fase se completaría con la invasión final, la instauración total de su mercado y la llegada al poder de sus emperadores.

Los que ya picasteis con los Chinitos de la suerte e incluso los que habeis picado con los Picachu fluorescentes, armaos de valor, no piqueis en el mercado ilegal de los Chinos y no nos dejemos tontear con casas del tamaño de los aseos de la casa de ZP.

Nota: Este texto es todo mentira, es solo por hacer la coña, o quizás no….

Share